Contacto +86 135 5288 5883
jose.valbal@granadian.com

"Camina con seguridad en dirección a tus sueños.
Vive la vida que has imaginado"
Henry David Thoreau

DJI Ronin MX

//DJI Ronin MX

DJI Ronin MX

Estabilización Indie-Pro

No es necesario señalar que los movimientos de cámara son necesarios en la mayoría de escenas. Hasta que llegaron productos como el Ronin, los clásicos planos con dolly, jib-arm, steady-cam, grúa o un simple hand-held, suponían un peso considerable con el que lidiar, por no decir que la mayoría de las veces tal equipamiento se escapaba de los bolsillos de los filmmakers independientes.

 

El desarrollo de las cámaras de cine digital compactas y ligeras, unido a la infinita oferta de accesorios disponibles, ha hecho que hoy en día cualquiera pueda proponerse movimientos que antes estaban al alcance de pocos por sencillos que fueran.

 

DJI ha invertido en el desarrollo de sistemas de estabilización para todo tipo de cámaras, siendo el Ronin MX una opción interesante por su funcionalidad y relación calidad-precio.

 

Supongo que en pocas situaciones puede sentir un director de fotografía indie más nervios que en los días previos al inicio de un rodaje. Esos días en los que repasas una y otra vez la lista de planos, las escenas y el plan de luces. Días en los que pruebas hasta la saciedad cómo utilizar el nuevo invento que te han vendido como lo más fácil del mundo, en este caso el nuevo Ronin. No sé si por buena o mala suerte, uno es bien testarudo, y no duerme hasta que más o menos se encarrila todo.

Por eso hace unos meses pasé noches soñando con el estabilizador Ronin MX de DJI, el artilugio alternativo al pesado y aparentemente limitado “steady-cam”, diseñado para cámaras de cine digital modernas (entiéndase “ligeras”), y del que existen varias versiones (Ronin-S, Ronin M, Ronin MX y Ronin 2), cada cual con más “posibilidades” que el anterior, y que se presume fácil de ensamblar y operar. En mi opinión, van dirigidos a quienes no suelen poder pagar una steady-cam ni su operario: para directores y DP’s independientes.

Este fue nuestro caso, y finales de abril compramos un Ronin MX, para poco después hacer pruebas para un largometraje que rodamos en junio con una Red Scarlet-W. El montaje es bastante sencillo, y una vez listo, le montas la cámara y es entonces donde viene el tedioso trabajo de equilibrarlo. Yo al principio monté una Canon 7D Mark II con una lente zoom Sigma 24-70mm. Le enchufé el USB conectado al ordenador y con la aplicación de DJI lo activé y lo calibré sin mayor problema. Me sorprendí al recordar todo lo que había escuchado sobre el Ronin MX, especialmente en lo que se refiere a los problemas al equilibrarlo. Pero la Canon 7D MII es una cámara ligera además de pequeña y las lentes fotográficas son mucho menos pesadas que las lentes de cine. Esta es la principal razón por la que es tan sencillo poner a punto un Ronin con una DSLR: su peso es muy manejable.

Si uno entra en la web de DJI, ve como te bailan el agua sutilmente para que una vez llegues a la página del Ronin MX flipes al encontrarte a un operario con una RED Epic montada en un Ronin MX saltando de un edificio siguiendo a un actor. “¡Bien! la cámara que voy a usar yo es RED, de las mismas dimensiones y peso”. Por supuesto te enseñan la RED en cada foto del Ronin e irradian qué tándem tan bueno hacen. La solución está en tu mano. Casi.

Y digo casi, porque el Ronin MX es media solución. El invento es relativamente barato y técnicamente un avance en los accesorios para cámaras de cine digital, pero como pasa con todo, hay que matizar. El DJI Ronin MX puede utilizarse con una RED. Sin embargo, cuando la montamos la primera vez me di cuenta que cabía muy justa en el cuadro una vez la encajas con la placa, tan justa que apenas tenías margen en las barras para nivelar el equilibrio en el eje horizontal. No obstante, pude equilibrar, pero entonces vino el siguiente problema: la lente.

Utilicé una 50mm Carl Zeiss CP2. Nada más ponerla, la cámara tenía demasiado peso frontal. Deslicé la placa base hacia atrás para compensar, pero nada, imposible. Vi entonces en internet algunos operadores que habían tenido problemas similares con una Canon 1DX II (más grande y pesada que la serie 5D), y los solucionaron con unas extensiones que se enroscan en la parte inferior del marco, y que DJI curiosamente vende bajo el nombre de RED Camera Pack. Compré las extensiones y aumentó el margen de ajuste vertical que en mi opinión sólo benefició al eje Y y Z. El equilibrio en el eje X, del que depende el “tilt”, seguía descompensado porque al ponerle la lente la cámara volvía a caer hacia adelante. Encontré entonces el video de Kirth Noel, un operador de UK que recomendaba comprar unas pesitas que se anclan a una placa especial diseñada para cámaras “grandes”, y que a él le funcionó perfectamente. Estas pesas de 250g cada una se venden en un kit por la propia web de DJI, incluída la placa, por 229€. Claramente las declaro un auténtico timo; pero un timo necesario, sin las pesas te comes el Ronin.

Placa base Catclaw

Placa base Catclaw, compatible con DJI Ronin MX

Juego de pesas y barras para ejercer contrapeso en rigs “front heavy”.

Ronin MX con la RED Scarlet-W, Zeiss t2.9/15mm, DJI FF, monitor auxiliar, sistema de contrapeso y empuñadura Ronin.

Rig compuesto por RED Scarlet-W, Zeiss t2.1/35mm, DJI FF, monitor auxiliar, distribuidor de alimentación y dos baterías DJI. La cámara está anclada a una placa Catclaw con el sistema de pesas y extensores del marco.

Ronin MX con la RED Scarlet-W, Zeiss t2.9/15mm, DJI FF, monitor auxiliar, sistema de contrapeso y empuñadura Ronin.

Ronin MX con la RED Scarlet-W, Zeiss t2.9/15mm, DJI FF, monitor auxiliar, sistema de contrapeso y empuñadura Ronin.

Por suerte, vivo la mayoría del año en China, donde se fabrica todo, y encontré cuatro pesas, la placa y extensor por 350 yuanes (unos 40€), fabricados por Catclaw.  La placa Catclaw es bastante larga, lo cual te da mucho margen de maniobra a la hora de nivelar. Al poner la cámara en la placa, acoplarla al Ronin, y enroscar las pesas, ésta dejó de “caer”. Pero necesitas un montón de contrapeso. Afortunadamente, Anton, un compañero que venía de Francia, me trajo más de las pesas y unas barras que se ajustan a la parte inferior de la base de la Catclaw.

Decidimos no salir de mi casa hasta que consiguiéramos equilibrar la RED Scarlet-W en el Ronin. Estábamos a tres días de empezar el rodaje, y a cuatro de la primera escena en la que debíamos utilizarlo. Una vez montada la RED y accesorios, pusimos las pesas y las placas… Empezamos con el “medio milímetro a la izquierda-derecha-arriba-abajo”, y terminamos poniendo una llave multiusos de unos 200gr en la parte trasera. Equilibrada. Sustituimos la llave por cuatro de las pesitas y finalmente el equilibrio era perfecto. Marcamos la posición de la placa y de los cilindros verticales e hicimos fotos del rig. La siguiente vez que lo montamos, lo equilibramos en cinco minutos.

Ronin MX con la RED Scarlet-W, Zeiss t2.9/15mm, DJI FF, monitor auxiliar, sistema de contrapeso y empuñadura Ronin.

Equilibrando sobre el eje ‘z’ con una RED Scarlet-W

Ronin MX con la RED Scarlet-W, Zeiss t2.9/15mm, DJI FF, monitor auxiliar, sistema de contrapeso y empuñadura Ronin.

Calibrando sobre el eje ‘x’.

Ronin MX con la RED Scarlet-W, Zeiss t2.9/15mm, DJI FF, monitor auxiliar, sistema de contrapeso y empuñadura Ronin.

Rig equilibrado

Tras haberlo utilizado en varias situaciones (desde un coche, hasta un waltz), puedo decir que el DJI MX funciona bien. Pero hay que dedicarle algo de tiempo para saber por dónde pillarlo. Es necesario documentarse bien acerca de qué vas a necesitar según la cámara y las lentes que vayas a utilizar. DJI no te va a avisar antes de comprarlo. No es lo mismo rodar con una DSLR que con una Alexa Mini. Si vas a usar el Ronin, tienes que hacerte con él. No es cosa de los “cinco minutos” que venden desde la web del fabricante.

No se debe sacrificar un buen calibrado tomándote el tiempo necesario. He visto a gente decir “no pasa nada” porque la cámara “caiga”, y calibrar el Ronin MX con el ordenador. La aplicación de DJI identifica resistencias y las contrarresta empleando mayor o menos fuerza en sus motores, que puedes quemar. Además, cada cámara y cada lente es distinta una de la otra, y requieren calibrados específicos, por lo que estaría bien ver cámaras como la Arri Alexa Mini o la Sony Venice en un rig de este tipo.

Demasiado a menudo se venden y anuncian juguetitos mágicos con fotos brutales que prometen hacer tu trabajo más fácil. Y termina siendo así, pero el problema es que las marcas prosumidor ocultan el proceso intermedio. DJI, como otras marcas, sabe que si explica el vaivén de las pesas para el Ronin, perderá muchos clientes.

A fin de cuentas, en el mundo de la cinematografía no hay polvitos mágicos.

By | 2018-11-25T23:15:33+00:00 noviembre 25th, 2018|cinematógrafo|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment